Uno de los servicios más habituales de nuestro taller mecánico de coches en Fuenlabrada es el cambio de neumáticos, una operación que no se hace, en términos generales, con la frecuencia que se debería, a pesar de que circular con las ruedas en mal estado o desgastadas suponen uno de los mayores riesgos que se pueden tener al volante.

Parece una exageración, pero los expertos de Zafer e Hijos sabemos por experiencia que un milímetro más o menos de profundidad en el dibujo del neumático puede significar la diferencia entre sufrir un accidente o poder evitarlo.

Hay que tener en cuenta que las ruedas son el único elemento del coche que está en contacto con el asfalto, por lo que una goma desgastada implicará, entre otras consecuencias, una mayor distancia de frenado. Actualmente, la profundidad mínima exigida en un neumático es de 1,6 milímetros, pero su sustitución ha de hacerse mucho antes, ya que según diversos estudios, la distancia de frenado aumenta un 40% por debajo de tres milímetros.

Y qué decir en situaciones de lluvia constante y abundante, en las que sin dibujo en la cubierta, las posibilidades de sufrir un aquaplanning aumentan exponencialmente, ya que el neumático será incapaz de evacuar el agua que recibe, algo que sí consiguen las ruedas que podemos ponerte en el taller mecánico de coches en Fuenlabrada, que tienen 7 y 8 milímetros de dibujo. Y un apunte: a la hora de sustituir los neumáticos, lo ideal es los cuatro a la vez, pero sí no se puede, siempre es mejor tener los buenos detrás, que es donde se consigue estabilidad.